Autores del renacimiento universal

Lo que permitió el renacimiento

El Renacimiento ocupa un lugar imperecedero en nuestra imaginación, sus grandes héroes siguen siendo los nuestros, desde Miguel Ángel y Leonardo hasta Dante y Chaucer. A este periodo de profunda evolución del pensamiento europeo se le atribuye la transformación de Occidente de medieval a moderno y la producción de la más asombrosa efusión de creación artística que el mundo haya conocido. Pero, ¿qué fue? En t

El Renacimiento ocupa un lugar imperecedero en nuestra imaginación, sus grandes héroes siguen siendo los nuestros, desde Miguel Ángel y Leonardo hasta Dante y Chaucer. A este periodo de profunda evolución del pensamiento europeo se le atribuye la transformación de Occidente de medieval a moderno y la producción de la más asombrosa efusión de creación artística que el mundo haya conocido. Pero, ¿en qué consistió? En esta obra magistral, el incomparable Paul Johnson nos lo cuenta. Explica la evolución económica, tecnológica y social que sirve de telón de fondo a los logros de la época y se centra en las vidas y obras de sus figuras más importantes. El Renacimiento es una narración breve y dominante de este período vital, y también una meditación universalmente profunda sobre las fuentes de la innovación.

El renacimiento en Inglaterra

La literatura y la poesía del Renacimiento están muy influenciadas por el desarrollo de la ciencia y la filosofía. El humanista Francesco Petrarca, figura clave en el renovado sentido de la erudición, fue también un consumado poeta, publicando varias obras importantes de poesía. Escribió poesía en latín, sobre todo la epopeya de la Guerra Púnica, pero hoy se le recuerda por sus obras en lengua vernácula italiana, especialmente el Canzoniere, una colección de sonetos de amor dedicados a su amor no correspondido, Laura. Fue el principal escritor de sonetos en italiano, y las traducciones de su obra al inglés realizadas por Thomas Wyatt establecieron la forma del soneto en Inglaterra, donde fue empleada por William Shakespeare y otros innumerables poetas.

El discípulo de Petrarca, Giovanni Boccaccio, se convirtió en un autor importante por derecho propio. Su obra más importante fue El Decamerón, una colección de cien historias contadas por diez narradores que han huido a las afueras de Florencia para escapar de la peste negra durante diez noches. El Decamerón en particular y la obra de Boccaccio en general fueron una importante fuente de inspiración y argumentos para muchos autores ingleses del Renacimiento, como Geoffrey Chaucer y William Shakespeare. Las diversas historias de amor del Decamerón van de lo erótico a lo trágico. Los relatos de ingenio, bromas y lecciones de vida contribuyen al mosaico. Además de su valor literario y su amplia influencia, constituye un documento de la vida de la época. Escrita en la lengua vernácula florentina, se considera una obra maestra de la prosa clásica italiana temprana.

Autores del Renacimiento

Hasta ahora, los autorretratos y los selfies no parecen tener demasiado en común. Pero al dejar el nivel de comparación superficial y entrar en una reflexión más fenomenológica, veremos que las diferencias se desvanecen. La pregunta importante que hay que hacerse aquí es: ¿Cuál es el objetivo de la autodefinición? ¿Cuál es exactamente la idea del individuo al pintarse o fotografiarse a sí mismo?

Esencialmente, tanto el autorretrato como el selfie se basan en la idea o el deseo de congelar, mantener o documentar un trozo de vida fluctuante pero significativo. Así pues, el objetivo principal de estos tipos de autorreferencias es (más o menos) el mismo, aunque la calidad de la ejecución pueda ser diferente; es decir, planificada y duradera en el caso del autorretrato, pero espontánea e intuitiva en el caso del selfie. La noción de “calidad” no significa, evidentemente, que los selfies sean “inferiores” a los cuadros; la calidad se entiende aquí, en primer lugar, como una “calidad diferente”. Aquí es necesario plantear ya la siguiente pregunta: ¿Es realmente tan diferente la espontaneidad basada en la intuición del típico fotógrafo de selfies del comportamiento bien planificado del artista?

Literatura inglesa del Renacimiento

Benjamin Franklin es uno de los principales polímatas de la historia. Franklin fue escritor, científico, inventor, estadista, diplomático, impresor y filósofo político. Fue uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos.

En Europa occidental, la primera obra en la que se utilizó el término polimatía en su título (De Polymathia tractatio: integri operis de studiis veterum) fue publicada en 1603 por Johann von Wowern, un filósofo de Hamburgo[2][3][4] Von Wowern definió la polimatía como “el conocimiento de diversas materias, extraído de toda clase de estudios . Von Wowern define la polimatía como “el conocimiento de diversas materias, extraído de toda clase de estudios… que se extiende libremente por todos los campos de las disciplinas, hasta donde la mente humana, con incansable laboriosidad, es capaz de perseguirlos”[2] Von Wowern enumera como sinónimos la erudición, la literatura, la filología, la filomatía y la polihistoria.

El primer uso registrado del término en la lengua inglesa es de 1624, en la segunda edición de The Anatomy of Melancholy de Robert Burton;[5] la forma polymathist es ligeramente más antigua, apareciendo por primera vez en las Diatribae sobre la primera parte de la difunta History of Tithes de Richard Montagu en 1621[6] El uso en inglés del término similar polyhistor data de finales del siglo XVI[7].

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno