Creer en la energia del universo

Creo en el universo

El Shin-do fue creado por monjes tibetanos hace miles de años. El sistema está formado por técnicas de curación que se basan en las enseñanzas de Buda. Hasta hace aproximadamente 25 años era desconocido para el resto del mundo, hoy en día es cada vez más conocido por sus eficaces resultados. El Shin-do incorpora las vibraciones del individuo con la energía universal y terrestre. Cada célula y órgano de nuestro cuerpo vibra a una frecuencia específica. Cuando un órgano está sano, su frecuencia está en armonía con todo el cuerpo y la mente. Cuando se altera, la armonía se rompe y resulta en malestar, dolor y enfermedad.Cuando realizas Shin-do canalizas el flujo de energía curativa, que es la vida misma; la energía de la Vibración Vital Universal y la energía de la Madre Tierra, mejorando nuestra conexión con nuestro Ser interior. El Shin-do también es sinérgico con otras técnicas curativas naturales.

¡Han ocurrido tantas cosas hermosas! Acabo de empezar y ya tengo algunas experiencias hermosas.  Una vez alguien no se reía tan intensamente en 2 años. Se sintió tan liberador. Se alejó como si estuviera volando, con una gran sonrisa en la cara mientras llovía a cántaros. La alegría y la risa intensas tienden a producirse durante las sesiones porque, al realizar el shin-do, estamos proyectando energía vital a través de nuestro cuerpo, y la energía vital equivale al amor, ¡y el amor equivale a la alegría! En otra ocasión, alguien tuvo la profunda percepción de que podía dar forma a su propio mundo; sintió su potencial y vio que era capaz de realizar los cambios por sí mismo: un verdadero despertar.  Y se abrazó a la tierra, lo que fue impresionante. Un recién nacido llevaba tres días vomitando. En este caso, la madre tenía la clave del origen. Los vómitos se curaron al realizar el shin-do; conectando a la madre con su corazón y con su bebé. Ella sintió al instante por qué estaba ocurriendo. No lo sabía, pero sentía que era lo correcto.  Lo único que sé es que no sé nada.  Me dejé sorprender por el proceso. Mi experiencia: Cuando me desprendo totalmente de cualquier resultado deseado, la magia ocurre. Me quito de en medio.  Hace poco, experimenté que alguien se curó de una sordera repentina en uno de sus oídos. Descubrió lo que su oído quería que supiera y eso fue la chispa para crear la curación. Me sentí muy especial al formar parte de esto.

Politeísmo

Un Dios que podría ser real” en el universo científico : 13.7: Cosmos y cultura Si nos tomamos en serio nuestro conocimiento científico, podemos redefinir a Dios de una manera nueva y poderosa que amplíe nuestro pensamiento y pueda ayudar a motivarnos y unirnos, dice la bloguera invitada Nancy Ellen Abrams.

Primera parte de dos. (Lea la segunda parte aquí.) “Dios” es una palabra. Si la definimos, aunque sea inconscientemente, como algo que no puede existir en nuestro universo, desterramos la idea de Dios de nuestra realidad y tiramos por la borda toda posibilidad de incorporar una potente metáfora espiritual a un panorama verdaderamente coherente. Pero si nos tomamos en serio los fiables -y, por tanto, inestimables- conocimientos científicos e históricos que ahora poseemos, podemos redefinir a Dios de una forma radicalmente nueva y potenciadora que amplíe nuestro pensamiento y pueda ayudar a motivarnos y unirnos en la peligrosa era en la que la humanidad está entrando. Durante más de 30 años, he asistido a una de las revoluciones científicas más apasionantes de nuestro tiempo, la revolución de la cosmología. En los años 70, el gran misterio cosmológico era éste: Si el Big Bang fue simétrico en todas las direcciones, ¿por qué el universo en expansión actual no es sólo una sopa más grande de partículas? En cambio, hay hermosas galaxias espirales y elípticas dispersas, pero no al azar; se encuentran a lo largo de filamentos invisibles, como purpurina arrojada sobre líneas de pegamento. Donde se cruzan varios filamentos grandes, se han formado grandes cúmulos de galaxias. ¿Por qué? ¿Qué pasó con la sopa? ¿De dónde procede toda esta estructura?

Panenteísmo

La ley de la atracción dice que tus pensamientos determinan si atraes a tu vida experiencias positivas o negativas. Los creyentes dicen que se puede utilizar esta “ley universal” para manifestar el amor, tener mejor salud y perder peso, entre otros beneficios. Borut Trdina/Getty Images

“Mientras visitaba Arizona, cada vez que pasaba por una urbanización me decía: ‘¡Quiero vivir ahí o ahí es donde quiero vivir!”, dice la autora y coach de vida Christy Whitman. “Así que empezamos a buscar en Internet, mientras vivíamos en Montreal, una casa de invierno para comprar en Arizona… Vimos esta casa [en una urbanización cerrada] en Internet, hice que mi amiga, que es mi agente inmobiliaria, fuera a verla y nos hablara por FaceTime, e hicimos una oferta. Cuando me acerqué a la urbanización para ver la casa mientras estaba en la ciudad antes de cerrar, era exactamente la misma puerta, la misma calle y el mismo lado de la urbanización en el que había estado diciendo que quería vivir”.

Whitman cita esto como un ejemplo de la ley de la atracción (LOA) en acción. En pocas palabras, esta “ley” afirma que lo semejante atrae a lo semejante: lo positivo atrae a lo positivo y lo negativo atrae a lo negativo. Pensar que vas a ser rico -o que ya lo eres- engendrará más dinero en tu camino. Preocuparte por cómo vas a pagar tus facturas sólo generará más facturas y deudas.

Los ateos creen en la energía

Las galaxias de nuestro universo parecen estar logrando una hazaña imposible. Giran a tal velocidad que la gravedad generada por su materia observable no podría mantenerlas unidas; deberían haberse desgarrado hace tiempo. Lo mismo ocurre con las galaxias en cúmulos, lo que lleva a los científicos a creer que hay algo que no podemos ver. Creen que algo que aún no hemos detectado directamente está dando a estas galaxias una masa adicional, generando la gravedad extra que necesitan para mantenerse intactas. Esta materia extraña y desconocida fue denominada “materia oscura”, ya que no es visible.

A diferencia de la materia normal, la materia oscura no interactúa con la fuerza electromagnética. Esto significa que no absorbe, refleja ni emite luz, por lo que es muy difícil de detectar. De hecho, los investigadores han podido deducir la existencia de la materia oscura sólo por el efecto gravitatorio que parece tener sobre la materia visible. La materia oscura parece superar a la visible en una proporción de seis a uno, y constituye aproximadamente el 27% del universo. Un dato aleccionador: ¡la materia que conocemos y que compone todas las estrellas y galaxias sólo representa el 5% del contenido del universo! Pero, ¿qué es la materia oscura? Una de las ideas es que podría contener “partículas supersimétricas”, es decir, partículas hipotéticas asociadas a las ya conocidas en el Modelo Estándar. Los experimentos realizados en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) podrían proporcionar pistas más directas sobre la materia oscura.

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno