Declaracion universal de los derechos humanos de los pueblos indigenas

Declaración americana sobre los derechos de los pueblos indígenas

La Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el jueves 13 de septiembre de 2007. Fue adoptada con el voto de 143 países a favor, 11 abstenciones y 4 votos en contra. Australia fue uno de los cuatro países que votaron en contra de la Declaración.

El gobierno ha recabado ahora la opinión del Comisionado de Justicia Social para Aborígenes e Isleños del Estrecho de Torres, entre otras partes interesadas, sobre asuntos relacionados con la forma en que deberían indicar formalmente su apoyo a la Declaración.

En el curso de la prestación de asesoramiento, el Gobierno me ha pedido que busque la aportación de los individuos y organizaciones indígenas. En consecuencia, solicité sus opiniones sobre asuntos relacionados con la Declaración, así como sobre otras cuestiones que consideraban que debían abordarse. Recabé opiniones desde abril hasta agosto de 2008.

Declaración universal de los derechos humanos pdf

Desde 2007, los cuatro países que votaron en contra han cambiado su posición y ahora apoyan la Declaración. Desde febrero de 2020, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, describe a los pueblos indígenas (A/RES/61/295) como «…el instrumento internacional más completo sobre los derechos de los pueblos indígenas. Establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas del mundo y desarrolla las normas de derechos humanos y las libertades fundamentales existentes que se aplican a la situación específica de los pueblos indígenas»[8].

La DNUDPI codifica «los agravios históricos de los indígenas, los desafíos contemporáneos y las aspiraciones socioeconómicas, políticas y culturales» y es la «culminación de los esfuerzos realizados durante generaciones por las organizaciones indígenas para conseguir la atención internacional, asegurar el reconocimiento de sus aspiraciones y generar apoyo para sus programas políticos»[10]. «[11] El catedrático de investigación de Canadá y profesor de la Universidad de Saskatchewan[12][13] Ken Coates sostiene que la DNUDPI resuena poderosamente entre los pueblos indígenas, mientras que los gobiernos nacionales aún no han comprendido plenamente su impacto[11].

Undrip pdf

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (la Declaración) es un amplio documento internacional de derechos humanos sobre los derechos de los pueblos indígenas. Abarca una amplia gama de derechos y libertades, como el derecho a la autodeterminación, la cultura y la identidad, y los derechos a la educación, el desarrollo económico, las costumbres religiosas, la salud y el idioma.

Después de que Nueva Zelanda pasara a apoyar la Declaración en 2010, también se comprometió a tomar medidas concretas para aplicarla, cooperando con los pueblos indígenas a través de sus propias instituciones representativas para desarrollar y aplicar planes de acción nacionales, estrategias u otras medidas, cuando sea pertinente, para lograr las aspiraciones de la Declaración.

El DWG entregó al Ministro su informe final, He Puapua, el 1 de noviembre de 2019. El informe del DWG se basó en el pensamiento contemporáneo de fuentes académicas, el Tribunal de Waitangi, los informes de investigación de los organismos no gubernamentales, las opiniones de los paneles independientes, los precedentes internacionales y las conversaciones constitucionales sobre el panorama futuro de la Declaración en Nueva Zelanda. El informe del DWG no representa la política del Gobierno, pero proporciona un telón de fondo para impulsar nuevas conversaciones sobre la Declaración

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Dominic O’Sullivan es profesor asociado de Ciencias Políticas e investigador principal en la Universidad Charles Sturt y profesor adjunto en el Centro de Investigación de la Salud Maorí en la Universidad Tecnológica de Auckland, Nueva Zelanda. Tiene más de 50 publicaciones sobre política indígena comparada y políticas públicas, incluyendo 5 libros, el más reciente Indigeneity: a politics of potential – Australia, Fiji and New Zealand (Bristol: Policy Press, 2017).

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI) llena importantes lagunas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos al reconocer que los derechos humanos pertenecen a los pueblos además de a los individuos. Destaca los derechos colectivos a la lengua, la cultura y los recursos naturales como inherentes a la humanidad indígena.

La DNUDPI codifica los derechos indígenas frente al Estado. Los derechos a la organización política independiente y a los sistemas educativos y los derechos a la no discriminación. Sin embargo, el derecho global a la autodeterminación no es sólo un derecho a la independencia y a la no injerencia del Estado. Es un derecho relativo y relacional que va más allá del binario «nosotros» y «ellos» de la confrontación colonial.

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno