Diario el universal de venezuela hoy

Cnn

La plataforma en línea de los Compromisos Voluntarios del Marco de Sendai (SFVC, por sus siglas en inglés) permite a las partes interesadas informar al público sobre su trabajo en materia de RRD. La plataforma en línea SFVC es una herramienta útil para saber quién está haciendo qué y dónde para la aplicación del Marco de Sendai, lo que podría fomentar la posible colaboración entre las partes interesadas. Todas las partes interesadas (sector privado, organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, medios de comunicación, gobiernos locales, etc.) que trabajan en la RRD pueden presentar sus compromisos e informar sobre sus avances y resultados.’|t }}

El nacional venezuela wikipedia

El Universal es un importante periódico venezolano, con sede en Caracas[1]. El Universal forma parte de la Asociación Latinoamericana de Periódicos (en español, Periódicos Asociados Latinoamericanos), una organización de los principales periódicos de América Latina[cita requerida]. Su principal rival es El Nacional[cita requerida] El periódico no divulga las cifras de circulación[2].

En la mañana del 13 de abril de 2002, cuando la destitución de Hugo Chávez en lo que luego se denominó el intento de golpe de Estado venezolano de 2002 parecía un éxito, el periódico tituló ¡Un Paso Adelante! (¡Un Paso Adelante!).[3][4]

El 5 de julio de 2014, se anunció que después de 105 años de propiedad, la familia Mata había vendido una participación mayoritaria en el periódico a una empresa de inversión española vinculada al gobierno venezolano, Politician S.L., una empresa que “fue creada con el propósito de adquirir” El Universal[10][11][12][13][14] Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), El Universal “se acercó al gobierno socialista de Venezuela” tras la compra. El CPJ escribió que el personal se quejó de la censura de sus editores y que hubo despidos y renuncias en el periódico[2].

El universal cartagena

La sede de El Nacional, en Caracas, fue confiscada en el marco de un proceso civil por difamación en el que un tribunal ordenó al medio de comunicación pagar más de 13 millones de dólares a Diosdado Cabello, alto funcionario del Partido Socialista venezolano y ex presidente de la Asamblea Nacional.

Miguel Henrique Otero, redactor jefe del periódico, que vive exiliado en Madrid (España), comparó la orden judicial con “un robo” y dijo que era una prueba de que la libertad de prensa ya no existe en Venezuela.

En abril, la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela condenó a El Nacional a pagar una indemnización por daños y perjuicios a Cabello, en el marco de una demanda civil por difamación presentada después de que el medio publicara un artículo del medio español ABC.

El periodista comparó el caso con la expropiación de los estudios de Radio Caracas Televisión (RCTV) en 2007. El entonces gobierno de Hugo Chávez se negó a renovar la licencia de la emisora y un tribunal ordenó a los militares que tomaran el control de los equipos e instalaciones de RCTV, según informó entonces Reuters.

El universal (méxico)

Durante el EPU de 2016 de Venezuela, el Estado tomó nota de las recomendaciones sobre permitir la expresión genuina de la disidencia,[1] poner fin a la práctica de las detenciones arbitrarias,[2] liberar a las personas detenidas arbitrariamente o detenidas por motivos políticos,[3] y garantizar la proporcionalidad en el uso de la fuerza durante las protestas[4].

En 2017, cuando decenas de miles de personas salieron a la calle, las fuerzas de seguridad y los grupos armados progubernamentales, llamados colectivos en Venezuela, atacaron a los manifestantes, causando decenas de muertos y cientos de heridos. Las fuerzas de seguridad golpearon duramente a los detenidos y los torturaron con descargas eléctricas, asfixia, agresión sexual y otras técnicas brutales. Detuvieron y procesaron arbitrariamente a opositores al gobierno. Aunque no fue la primera represión de la disidencia bajo el mandato de Maduro -en 2014 se produjeron abusos similares-, el alcance y la gravedad de la represión de 2017 alcanzaron niveles nunca vistos en Venezuela en la memoria reciente. Los abusos se cometieron en entornos controlados, incluidas las instalaciones de los servicios militares y de inteligencia.

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno