El universo viaje espacial

Peligros de los viajes espaciales

La exploración espacial es el uso de la astronomía y la tecnología espacial para explorar el espacio exterior[1]. Mientras que la exploración del espacio la realizan principalmente los astrónomos con telescopios, su exploración física se lleva a cabo tanto con sondas espaciales robóticas sin tripulación como con vuelos espaciales humanos. La exploración del espacio, al igual que su forma clásica, la astronomía, es una de las principales fuentes de la ciencia espacial.

Si bien la observación de objetos en el espacio, conocida como astronomía, es anterior a la historia registrada fiable, fue el desarrollo de cohetes grandes y relativamente eficientes durante la mitad del siglo XX lo que permitió que la exploración física del espacio fuera una realidad. El primer programa de cohetes experimentales a gran escala del mundo fue el Opel-RAK, bajo la dirección de Fritz von Opel y Max Valier, a finales de la década de 1920, que dio lugar a los primeros coches-cohete y aviones-cohete tripulados[2] [3], que prepararon el camino para el programa V2 de la época nazi y las actividades estadounidenses y soviéticas a partir de 1950. El programa Opel-RAK y las espectaculares demostraciones públicas de los vehículos terrestres y aéreos atrajeron a grandes multitudes, además de provocar la excitación de la opinión pública mundial como el llamado “Rocket Rumble”[4] y tuvo un gran impacto duradero en los posteriores pioneros de los vuelos espaciales como Wernher von Braun. Las razones más comunes para explorar el espacio son el avance de la investigación científica, el prestigio nacional, la unión de diferentes naciones, la garantía de la supervivencia futura de la humanidad y el desarrollo de ventajas militares y estratégicas frente a otros países[5].

Objetivo de los viajes espaciales

Cada planeta tiene una estación espacial situada justo fuera de su estratosfera. Allí puedes atracar o aterrizar una nave espacial o teletransportarte a un planeta. Ten en cuenta que el teletransporte desde una estación espacial a un planeta es un traslado de ida. También puedes salir del espacio volando con una pequeña nave espacial hacia un planeta, actualmente sólo con el Interceptor de cuatro alas o el Sleipnir con un propulsor espacial acoplado. El propulsor es un pequeño dispositivo de propulsión que se utiliza para facilitar el viaje a gran velocidad. Es necesario para atravesar la estratosfera en ambas direcciones.

La única manera de llegar al espacio desde un planeta es volando hasta allí con una pequeña nave espacial (actualmente el Interceptor de cuatro alas o el Sleipnir con el propulsor unido a él). Sin embargo, puedes teletransportarte desde FOMA Fortuna y el Palacio de Cristal y el Club Neverdie por un precio de 17,5 PED (Project Entropia Dollar).

En el modo de puntería puedes controlar la velocidad de guiñada y cabeceo del vehículo con el ratón. Este modo visualiza la dirección del ratón con un cursor dentro de un círculo con su punto central marcado. La ubicación del cursor del ratón en relación con el punto central muestra su dirección.

Datos sobre los viajes espaciales

Cuando se produjo el alunizaje en 1969, muchos imaginaron que a principios del siglo XXI los viajes espaciales se convertirían en una rutina, y que visitaríamos otros planetas de nuestro sistema solar y quizás incluso nos atreveríamos a aventurarnos en el espacio interestelar.

Ese futuro no llegó como estaba previsto. De hecho, los seres humanos no han llegado más lejos en el espacio que cuando aterrizamos en la Luna a finales de los años 60 y principios de los 70, aunque hemos operado un puesto orbital tripulado, la Estación Espacial Internacional, que ha estado ocupada de forma continua durante más de dos décadas [fuente: Howell]. Actualmente, la NASA tiene previsto reanudar las misiones humanas a la Luna a mediados o finales de la década de 2020, como preludio de los viajes de los astronautas a Marte [fuente: Dvorsky].

También hemos visto el auge de empresarios espaciales privados como Elon Musk, que ha descrito su sueño de construir un cohete capaz de llegar a Marte y apoyar un asentamiento humano permanente allí [fuente: Torchinsky]. Y otros países también quieren llegar a Marte. China, por ejemplo, pretende enviar a sus astronautas al Planeta Rojo en 2033 [fuente: Kharpal].

Transbordador espacial

El descubrimiento de que nuestro universo no solo se está expandiendo, sino que se está acelerando en su expansión, llevó a un trío de premios Nobel en 2011, pero ¿qué significa para ti? Pues resulta que, según el físico de la Universidad de Drexel Dave Goldberg, la aceleración del universo influiría en los viajes espaciales… si estuviéramos algo más adelantados en el departamento de velocidad.

Por ahora, la ciencia más reciente del cosmos sigue teniendo una influencia considerable en la forma en que los escritores de ciencia ficción pueden especular correctamente sobre los viajes intergalácticos realizados por civilizaciones más avanzadas que la nuestra. Por muy inteligentes que sean las civilizaciones extraterrestres, o por muy inteligentes que sean los humanos en el futuro, resulta que hay situaciones en las que las leyes de la física dicen que no se puede llegar allí desde aquí.

La cuestión le surgió a Goldberg en una pregunta que alguien le hizo para una columna que escribe, llamada “Pregúntale a un físico”, para el sitio web orientado a la ciencia y la ciencia ficción io9. Goldberg, que es autor de un nuevo libro sobre la simetría en la física titulado “El universo en el espejo retrovisor”, decidió considerar los efectos de la expansión acelerada del universo en el viaje más lejano posible.

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno