Jorge drexler universos paralelos

Tinta y tiempo – jorge drexler

Al principio de la pandemia, cuando tantos músicos grababan álbumes despojados que reflejaban la tranquila interioridad de la vida encerrada, el artista uruguayo Jorge Drexler pensó que podía intentar lo mismo, hacer música utilizando sólo las herramientas que tenía a su alcance. “Tantos de nosotros nos encerramos en nuestros mundos inmediatos, con sus guitarras y nuestros ordenadores portátiles”, dice Drexler en una reciente llamada desde España. “Ha habido tantos discos hechos en un dormitorio con cualquier cosa que los artistas tuvieran a su disposición, así que sólo una guitarra, su voz y un ordenador”.

Pero cuanto más se prolongaba la pandemia, con días que se convertían en años, más echaba de menos Drexler el mundo musical que no podía tener. Echaba de menos las salas llenas de amigos e instrumentos. Echaba de menos colaborar en persona. Echaba de menos los grandes sonidos orquestales. “Dije: ‘A la mierda. Quiero hacer algo con todos los instrumentos del mundo'”, dice riendo. Empezó a componer canciones complejas y enteras, llenas de arreglos ricos y exuberantes. “Quería que el álbum sonara abundante. Había muy poco contacto con otras personas y músicos, así que dije: ‘Quiero todo’: muchas voces, coros, bajo, percusión, toda una orquesta”.

Canciones de Jorge drexler

Drexler cantó sobre universos paralelos y migraciones masivas en álbumes anteriores. Abre “Tinta y Tiempo” con la elaborada orquestación de “El Plan Maestro”. La canción describe el momento de la evolución en que un organismo unicelular se cansó de dividirse y decidió compartir su ADN con otra célula. Este fue el principio y el fin de la reproducción sexual y, en última instancia, del amor. El tema comienza con un contrafagot que toca una nota baja en una orquesta y luego va subiendo. “Quería tener esta sensación del magma original donde se creó la vida”, dijo Drexler.

A mitad de la canción, a Drexler se le une uno de sus ídolos, el cantautor panameño Rubén Blades; el ritmo cambia a un canto de mejorana panameño y Blades canta una décima -una forma de verso español de 10 versos, centenaria y tan estructurada como un soneto- escrita por la prima de Drexler, Alejandra Melfo, una física.

Drexler construye sus álbumes a menudo en torno a conceptos. Su álbum de 2014, “Bailar en la Cueva”, surgió de su estancia en Colombia, donde absorbió estilos regionales y adoptó ritmos de baile. Para su “Salvavidas de Hielo” de 2017, se fue a México, pero acabó grabando todo el disco en capas, solo con su guitarra y su voz, incluso pinchando partes de percusión con la guitarra. “Salvavidas de Hielo” ganó el Grammy Latino al álbum de cantautor del año, y “Telefonía”, una canción que celebra las telecomunicaciones – “Bendita cada onda, cada cable/Bendita radiación de las antenas”- fue nombrada disco y canción del año.

Derrumbe Jorge Drexler

El nuevo álbum de Jorge Drexler, Tinta y Tiempo, se abre con “El Plan Maestro”. La letra de la canción, que Drexler canta con la maravilla encantada de un cuento infantil, trata de “la célula visionaria” que “decidió mezclarse con otra célula”, pero “sin saberlo inventó el amor y el sexo”.

Una confección orquestal con un coro de voces femeninas y un interludio acústico de Rubén Blades, da el pistoletazo de salida a un álbum que mejora el estado de ánimo y que Drexler califica de “colorido” y “contrafuerte”, una anécdota para tiempos oscuros.

Si lo que el mundo necesita ahora es amor, Drexler lo entrega con gusto. Tinta y Tiempo es su primer álbum desde Salvavidas de Hielo, de 2017, que ganó tres Grammys Latinos, y también es su primer conjunto con Sony Music.

Es un álbum exuberante pero íntimo apuntalado con percusión acústica, referencias musicales latinoamericanas, un paisaje salpicado de ritmos electrónicos y algunas guitarras funky, con la participación de músicos sinfónicos de la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

Drexler, un cantautor conocido por su música exquisitamente elaborada, nunca ha tomado una ruta tradicionalmente comercial, pero sin embargo se ha ganado un amplio reconocimiento. Su canción “Al otro lado del río”, de la película Diarios de motocicleta, ganó el premio a la mejor canción original en los Oscar de 2005.

Jorge drexler universos paralelos online

Drexler nació en Montevideo[1] En 1939, su padre, un judío alemán, huyó a Uruguay con su familia a la edad de cuatro años para escapar del Holocausto[2][3] Su madre es una cristiana de ascendencia mixta española, francesa y portuguesa[2] Drexler fue criado como judío,[2] pero no sigue ninguna religión organizada[4].

Al igual que muchos miembros de su familia, estudió medicina y se convirtió en otorrinolaringólogo.[5] Drexler comenzó a tocar el piano a los cinco años, antes de asistir a clases de guitarra y composición.[6] Aunque se interesó por la música, se convirtió en médico como sus padres.[7] Estudió medicina en Montevideo.[2] Durante su estancia en la facultad de medicina, Drexler se tomó un descanso para hacer autostop por Brasil.[2] También estudió música y grabó dos discos, que sólo se publicaron en Uruguay.

En 1995 fue invitado a Madrid por el conocido cantautor español Joaquín Sabina, que le presentó a otros importantes cantantes españoles. Drexler viajó a España para grabar el álbum Vaivén en 1996 con músicos españoles. Vaivén incluía algunas canciones antiguas de sus anteriores lanzamientos mezcladas con nuevas composiciones. Se trasladó a España y grabó otros cuatro álbumes: Llueve (1997), Frontera (1999), Sea (2001) y Eco (2004). En 2001, Drexler coescribió dos canciones para la cantante española Rosario Flores (“Agua y Sal” y “Rosa y Miel”) para su álbum Muchas Flores[8].

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno