Universidad de ciencias gastronomicas

Unisg

La Universidad de Ciencias Gastronómicas (UNISG) es una universidad internacional situada en el norte de Italia. El campus se encuentra en Pollenzo, cerca de Bra, una ciudad de la región noroeste de Piamonte. Carlo Petrini, fundador del movimiento Slow Food, creó la universidad para centrarse en las ciencias gastronómicas y las relaciones orgánicas entre los alimentos, la ecología y las culturas. Más de 2.500 estudiantes han seguido cursos en la UNISG desde su apertura en 2004.

La UNISG ofrece una variedad de cursos que conducen a títulos de grado y postgrado en áreas relacionadas con las ciencias gastronómicas, las culturas y el patrimonio alimentario, las ecologías alimentarias y la comunicación y gestión de los alimentos. Como parte de su plan de estudios, los estudiantes realizan cada año una serie de viajes de estudio en Italia y también en otros países europeos y extraeuropeos.

Un segundo campus, en Colorno, se abrió en 2005. En él se ofrecían másteres centrados en las ciencias gastronómicas, la cultura alimentaria y las comunicaciones[5]. Más tarde, en 2011, el campus de Colorno se abandonó y los programas que se impartían allí se fusionaron con los que se impartían en Pollenzo.

Doctorado en gastronomía

Los protagonistas del programa son los estudiantes, profesores y antiguos alumnos de la Universidad, entre los que se encuentran los más de 2300 graduados que han tomado el camino de las Ciencias Gastronómicas y que desde entonces han dejado su huella en la escena internacional.

Hay numerosas ocasiones para enriquecer su visita, aprender algo nuevo e intercambiar sobre una variedad de temas en torno al mundo de los alimentos y todos los que participan en su viaje desde la granja hasta el tenedor. Se habla de agroecología, turismo rural, regeneración y otros temas de la agricultura sostenible.

También hay degustaciones, por supuesto. Aprenda a través del gusto, y saboree especialidades gastronómicas de cerca y de lejos, incluyendo productos lácteos del desierto del Negev y chocolate de Colombia. ¿Sabía que el vinagre se puede utilizar en los cócteles? Venga y pruébelo usted mismo.

Después de un día completo de eventos, venga a relajarse con un aperitivo organizado por los antiguos alumnos de la Universidad de Ciencias Gastronómicas, de 19:00 a 20:00 horas, del jueves al domingo del evento, descubriendo nuevas delicias para degustar y bebidas artesanales que sacian la sed.

Universidad de cagliari

Si Italia es reconocida como cuna de la cultura gastronómica, podemos decir sin temor a equivocarnos que el patrimonio de tradiciones alimentarias del Piamonte es uno de los más ricos de la península. Los distritos de las colinas de Langa y Roero han conservado la variedad de sabores de la región y la han salvado de la estandarización del mundo contemporáneo.

No es casualidad que surja aquí una asociación como Slow Food, la institución más importante del mundo para la promoción y defensa de la cultura alimentaria basada en el respeto al medio ambiente y a los derechos humanos. Inspirada precisamente en Slow Food, la Universidad de Ciencias Gastronómicas, se esconde entre las colinas del sur del Piamonte. Cada año atrae a jóvenes de todo el mundo, conscientes y motivados a utilizar el entusiasmo y la creatividad para renovar las cadenas de producción y los métodos de distribución y comercialización para llevar a nuestras mesas alimentos buenos, limpios y justos.

Máster en cultura alimentaria

El movimiento Slow Food se fundó en Italia en los años 80 como respuesta a la homogeneización de la industria alimentaria. Una idea central dentro del movimiento Slow Food – impulsada por el lema “Bueno, Limpio y Justo” – es el concepto de ecogastronomía. En Slow Food Revolution: Una nueva cultura para comer y vivir (2006), el fundador del movimiento, Carlo Petrini, afirma que “Un ecologista que no es gastronómico es triste; un gastronómico que no es ecologista es tonto. Cambiamos nuestro punto de vista con la idea de defender la buena comida en un entorno saludable. Este movimiento ratificó nuestra transformación en un movimiento ecogastronómico. Desde esta perspectiva, intentamos mantener vivo el concepto de placer: lo situamos en un contexto más amplio, que incluye el entorno donde se crean los alimentos. Esto nos ha permitido superar el verdadero tabú de todo gastrónomo: el hambre”.

La cuestión central del movimiento Slow Food ha evolucionado desde la defensa del placer gastronómico y de un ritmo de vida más lento hasta la adopción de cuestiones globales relativas a la sostenibilidad medioambiental y social, que se reflejan en proyectos como Terra Madre, una red internacional de productores y profesionales de la alimentación de todo el mundo, muchos de ellos en países en desarrollo. El enfoque ha pasado gradualmente de la enogastronomía (vino y comida) a la ecogastronomía (gastronomía y conciencia medioambiental), hasta llegar a la neogastronomía. La neogastronomía, la “nueva gastronomía”, es un enfoque multidisciplinar de la alimentación que se centra en la calidad de vida, así como en un uso responsable de los recursos, trabajando por el bien de los consumidores, los productores y el planeta. Universidad de Ciencias Gastronómicas

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno