Universidad de merida yucatan

Los mejores hornos de aceite

Al comprar una casa nueva o hacer renovaciones en la actual, ya tiene muchos factores que considerar. Entre los revestimientos de las paredes y las opciones de suelos, una de las mayores consideraciones que debe tener en cuenta es el sistema de calefacción de su casa.

Muchos propietarios no piensan en esto cuando evalúan su casa, pero es un aspecto importante del estilo de vida de cualquier persona, especialmente si vive en una zona con un clima invernal excepcionalmente duro. Los sistemas de calefacción no sólo influyen en la comodidad de su hogar durante los meses más fríos, sino que también aumentan el coste mensual de la vida, ya que suelen representar más del 42% de la factura de calefacción del estadounidense medio.

Entonces, ¿qué opciones hay en el mercado para el futuro propietario de una vivienda? Los sistemas de calefacción de gas natural calientan el 49% de los hogares estadounidenses hoy en día, seguidos por los sistemas de calefacción eléctrica con un 34%. Aunque estas son las opciones más populares en este momento, no son las más eficaces para todo el mundo. Sin embargo, existe otra opción: el gasóleo de calefacción.

Mantenimiento de hornos de aceite

Los hornos y calderas de gasóleo pueden ser objeto de una serie de adaptaciones, pero antes de llevar a cabo cualquier adaptación, debería considerar los posibles beneficios adicionales que podría obtener simplemente sustituyendo el horno. Las siguientes modificaciones son posibles:

La adaptación más común es la adición de una compuerta de ventilación (o chimenea). Una compuerta de ventilación evita las pérdidas de la chimenea cerrando la ventilación de la caldera cuando ésta no está encendida. Las calderas de vapor se benefician más de las compuertas de ventilación que las de agua caliente, y las calderas más grandes se benefician más que las pequeñas. Sin embargo, los amortiguadores de ventilación pueden no ser rentables con los modelos de calderas más nuevos y de tamaño adecuado. En el caso de los quemadores de gasóleo más antiguos, la conversión a un quemador de retención de llama es probablemente una mejor inversión.

Durante su revisión anual, pida a su técnico que realice una prueba de tiro. Si sube demasiado calor por la chimenea, es posible que necesite instalar un regulador de tiro barométrico. El coste es inferior a 100 dólares y puede ahorrarle un 5% del coste del combustible.

La reducción de potencia es la práctica de instalar una boquilla de menor potencia por hora (GPH) en un aparato de combustión de petróleo para reducir el uso de combustible. Esto suele requerir la reconfiguración de la forma/tamaño de la cámara de combustión y/o el ajuste de la presión de la bomba de combustible, que es un trabajo para un profesional capacitado. Esta práctica también se conoce como «down-firing».

Fabricantes de hornos de aceite

A pesar de ser uno de los equipos más importantes de su hogar, su sistema de calefacción a menudo se pasa por alto o se olvida – fuera de la vista, fuera de la mente. La mayoría de la gente no le presta atención hasta que deja de funcionar, que es el momento más costoso e inconveniente para sustituirlo. Entonces, ¿cómo saber si ha llegado el momento de sustituir su horno de aceite? Aquí hay 7 señales que le indicarán que su horno está cerca del final de su vida útil:

La mayoría de los hornos domésticos duran entre 15 y 20 años. A medida que el equipo de calefacción envejece, tiende a calentar su casa de forma menos eficiente. Si su horno se está acercando a esta edad, es posible que quiera considerar su sustitución. Si no está seguro de la edad de su horno, a veces puede encontrar esta información en el número de serie o en las etiquetas de su equipo.

A medida que los hornos envejecen, suelen perder su eficiencia. En consecuencia, la pérdida de eficiencia significa que sus facturas de calefacción pueden aumentar. En este caso, la mejor manera de reducir sus facturas de energía es con un horno de alta eficiencia. Recuerde que el dinero extra que está gastando cada mes en un horno menos eficiente podría destinarse al coste de su nuevo sistema más eficiente.

Horno de aceite de alta eficiencia

Los hornos y calderas de gasóleo pueden ser objeto de una serie de adaptaciones, pero antes de proceder a ellas debería considerar los posibles beneficios adicionales que podría obtener simplemente sustituyendo el horno. Las siguientes modificaciones son posibles:

La adaptación más común es la adición de una compuerta de ventilación (o chimenea). Una compuerta de ventilación evita las pérdidas de la chimenea cerrando la ventilación de la caldera cuando ésta no está encendida. Las calderas de vapor se benefician más de las compuertas de ventilación que las calderas de agua caliente, y las calderas grandes se benefician más que las pequeñas. Sin embargo, los amortiguadores de ventilación pueden no ser rentables con los modelos de calderas más nuevos y de tamaño adecuado. En el caso de los quemadores de gasóleo más antiguos, la conversión a un quemador de retención de llama es probablemente una mejor inversión.

Durante su revisión anual, pida a su técnico que realice una prueba de tiro. Si sube demasiado calor por la chimenea, es posible que necesite instalar un regulador de tiro barométrico. El coste es inferior a 100 dólares y puede ahorrarle un 5% del coste del combustible.

La reducción de potencia es la práctica de instalar una boquilla de menor potencia por hora (GPH) en un aparato de combustión de petróleo para reducir el uso de combustible. Esto suele requerir la reconfiguración de la forma/tamaño de la cámara de combustión y/o el ajuste de la presión de la bomba de combustible, que es un trabajo para un profesional capacitado. Esta práctica también se conoce como «down-firing».

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno