Universidades en la edad media

Universidad de París

Los Maestros Regentes, que eran el cuerpo docente, pronto descubrieron que, además de un jefe ceremonial, necesitaban otros representantes que hablaran y actuaran en su nombre. Los primeros fueron los dos Proctores (literalmente representantes) que elegían anualmente para negociar en su nombre con la ciudad y otras autoridades laicas, llevar las cuentas, custodiar sus tesoros y libros, moderar en los exámenes y supervisar todas las demás ceremonias. Estas funciones pronto fueron compartidas por otros funcionarios elegidos: Los bedeles, al principio adscritos a las facultades, presidían las ceremonias; y un capellán se encargaba de los tesoros y los libros. En el siglo XVI, un Registrador registraba las matrículas, las admisiones a los grados y las decisiones de los maestros regentes, mientras que un Orador escribía cartas y discursos ceremoniales. La mayoría de estos cargos se mantienen en la actualidad, aunque en algunos casos sólo con fines ceremoniales.

Una comunidad de tal complejidad necesitaba reglas. Para ello, a medida que surgían los problemas, se adoptaron estatutos por parte de todo el cuerpo de la Universidad. Al principio no estaban ordenados ni codificados, sino que se anotaban al azar en los libros que llevaban los rectores. La versión más antigua que se conoce de estas decisiones es una copia realizada a mediados del siglo XIII, que se encuentra en la Biblioteca Angélica de Roma.

Отзиви

Mientras las universidades se preparan para un nuevo régimen de regulación destinado a controlar la calidad de su enseñanza, pueden encontrar cierto consuelo en la historia de 900 años de debates en torno a la autonomía, la gobernanza, quién puede otorgar títulos e incluso las relaciones entre los estudiantes y sus profesores. En la Edad Media se discutía quién tenía el poder sobre las universidades y su búsqueda de la investigación intelectual. Las universidades estaban en deuda con los papas y los reyes, pero también, en algunos casos, con los estudiantes.

Las ciudades medievales podían ser lugares difíciles para sus habitantes, y las relaciones entre las poblaciones de las ciudades y las universidades no eran una excepción. Los intercambios turbulentos y violentos entre el «pueblo» y la «ciudad» no eran infrecuentes.

Los intentos de regular estos comportamientos aparecen en la primera legislación universitaria. El Papa Gregorio IX, en sus instrucciones a la Universidad de París en 1231, por ejemplo, prohibía a los estudiantes «llevar armas en la ciudad». Además, se prohibía a la universidad proteger a quienes «perturben la paz y el estudio».

El plan de estudios de la universidad medieval

ResumenEl capítulo comienza con un análisis del contexto histórico en el que nacieron las universidades europeas. El momento de la aparición de las universidades (siglos XII y XIII) coincidió con un importante periodo de transición medieval en Europa, caracterizado por cambios tanto en las estructuras de poder social como en el pensamiento eclesiástico de la Iglesia católica. El análisis va seguido de una descripción de la aparición de las primeras universidades -Bolonia y París-, que se convirtieron en los modelos de otras universidades. La idea de restaurar la verdadera y original universidad (reformatio) se siguió en las nuevas universidades fundadas en toda Europa, aunque cada universidad desarrolló su propia versión de los modelos de Bolonia y París. El autor examina por qué las universidades medievales tenían una estructura de profesorado uniforme y similitudes en los planes de estudio. También analiza el alumnado medieval, los grados académicos y la movilidad de los profesores. Además, el autor reflexiona sobre la escolástica como ciencia medieval, los collegiums como forma de colaboración y solución a los problemas de acomodación, y la universidad como innovación social europea.El capítulo concluye analizando las piedras angulares y los estratos históricos de las universidades medievales, que sentaron las bases para el desarrollo de las universidades europeas modernas, incluidas las fundadas en Finlandia.

El surgimiento de las universidades en la edad media pdf

La lista de universidades medievales comprende las universidades (más exactamente, los studia generalia) que existieron en Europa durante la Edad Media[1]. También incluye fundaciones de corta duración e instituciones educativas europeas cuyo estatus de universidad es objeto de debate. La universidad que otorga títulos, con su organización corporativa y su relativa autonomía, es un producto de la Europa cristiana medieval[1] Antes de 1500, se establecieron más de ochenta universidades en Europa occidental y central. Durante la posterior colonización de las Américas, la universidad se introdujo en el Nuevo Mundo, lo que marcó el inicio de su difusión mundial como centro de enseñanza superior en todas partes (véase Lista de universidades más antiguas)[2].

En la Edad Media hubo muchas instituciones de aprendizaje (studia) en la Europa latina: escuelas catedralicias, «escuelas de retórica» (facultades de derecho), etc. Los historiadores suelen restringir el término «universidad medieval» para referirse a una institución de aprendizaje que se denominaba studium generale en la Edad Media.

You May Also Like

About the Author: Olivo Magno